En 2005 regresó a la Argentina con la ilusión de afincarse en Mendoza , oportunidad en la que ingresó como docente al Instituto Arrayanes al tiempo que inició su actividad como chef ejecutivo en el restaurante Azafrán. Desde entonces se ha involucrado en desarrollar lo que él mismo llama la «nueva cocina argentina».

En 2005 regresó a la Argentina con la ilusión de afincarse en Mendoza , oportunidad en la que ingresó como docente al Instituto Arrayanes al tiempo que inició su actividad como chef ejecutivo en el restaurante Azafrán. Desde entonces se ha involucrado en desarrollar lo que él mismo llama la «nueva cocina argentina».